Como profesional de la comunicación me tengo que enfrentar con bastante frecuencia a la duda que muchos clientes (la mayoría empresas) siembran sobre la efectividad de nuestro trabajo para aumentar sus ingresos. Estas dudas pueden ser legítimas si tenemos en cuenta que en ocasiones los efectos de la comunicación no parecen ser totalmente directos e instantáneos en la cuenta de resultados. Sin embargo, esto no es culpa de la comunicación, sino de los objetivos cortoplacistas y de la tradicional escasa planificación de muchas compañías españolas.

Puedo asegurar que la comunicación siempre vende, pero no es una venta como si se tratara de la charcutería o comprar un coche en un concesionario. Comunicar es un paso previo que lleva a esos procesos de venta. Pero son múltiples los factores que deben interaccionar para lograr el resultado óptimo. Esto lo saben muy bien empresarios como Mark Zuckerberg, fundador y CEO de Facebook, que se ha convertido en el sexto hombre más rico del mundo creando una red social que nunca nadie pensó que serviría para ganar dinero. Pero Zuckerberg sabía que la comunicación era la base de su logro. Y, también, porque tuvo paciencia y objetivos a largo plazo.

destacado2Tras esta introducción, el objetivo de este artículo es demostrar cómo la comunicación vende. Y la mejor prueba es la propia lista de multimillonarios de Forbes, en la que algunas de las mayores fortunas del mundo, entre ellas la que se sitúa en el puesto número 1, la de Bill Gates, han cimentado su negocio en el sector de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y en ámbitos tecnológicos que dependen en gran medida de la comunicación. ¿Qué ha hecho Microsoft si no es democratizar la información? ¿Y no es Google una de las corporaciones más poderosas del mundo gracias a tener información sobre miles de millones de personas que le permiten hacer la campaña de comunicación más efectiva de la historia?

El enorme avance de los “millonarios TIC”

En 2016, cinco de los diez hombres más ricos del planeta (el 50%) obtienen sus ganancias de la comunicación, las nuevas tecnologías e Internet (y eso sin contar a Carlos Slim Helú, propietario de un enorme conglomerado de empresas de diversos sectores, entre ellos la comunicación). Este dato es asombroso y muestra que algo importante está pasando en la generación de riqueza, sobre todo si tenemos en cuenta que en 2006, hace tan solo diez años, los millonarios directamente relacionados con el sector TIC apenas suponían el 20% del Top 10 de Forbes, aunque a la cabeza seguía Gates, lo cual también es indicativo de que nos encontramos ante una realidad cada vez más consolidada y no una burbuja pasajera.

destacado1Precisamente bajo el paraguas de Gates, que lleva más de 20 años reinando en lo más alto de la lista de multimillonarios, el mundo de las TIC se ha consolidado y ha superado la famosa burbuja de las punto.com del 2000. Ahora sus negocios son más grandes y diversificados y todo apunta que no hay vuelta atrás, al menos no a medio y largo plazo, dado que las empresas de todo el mundo, grandes y pequeñas, ya no pueden sobrevivir sin los servicios de información y comunicación.

La pregunta ahora no es cuándo va a estallar una crisis de compañías como Google, Apple o Facebook, sino cómo van a seguir innovando para que las empresas puedan seguir optimizando sus resultados gracias a sus servicios cada vez más imprescindibles. Ahora su papel ya es imprescindible, algo que no era tan obvio diez o 20 años atrás.

Share this:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*