La mayor parte del consumo de información en Internet será visual en apenas tres años, algo que deberán tener en cuenta los medios económicos para sobrevivir.

Debido a la crisis económica vivida en España desde 2008, la información financiera se ha hecho un importante hueco entre los temas más seguidos por la audiencia, en gran parte motivado por la preocupación de la opinión pública sobre el estado general del país. Entonces, lo medios ganaron aún más responsabilidad social de la que ya tenían (y tienen). Sus noticias y enfoques iban a decantar muchas decisiones domésticas que repercutirían en el conjunto del PIB.

Sin entrar en el detalle de cómo fueron o dejaron de ser estas informaciones, sí me parece relevante analizar brevemente los formatos en los que se transmite la actualidad económica. Por un lado, están las cabeceras especializadas que, a pesar de tener mucho más que contar, han adelgazado alarmantemente sus páginas hasta llegar a la anorexia. La crisis del papel se hizo evidente de la noche a la mañana con la caída de los ingresos publicitarios.

No obstante, creo que hay más motivos que explican el mero descenso de la inversión publicitaria. Uno de ellos es la elección del formato para llegar a la audiencia. No es un misterio que a la información económica le cuesta más llegar a un público heterogéneo que la prensa rosa, los sucesos o la política. Utiliza un lenguaje más técnico que genera distancia. Con la crisis ese lenguaje se ha suavizado y adaptado en mayor medida a las necesidades informativas de los lectores. Pero no ha sido suficiente para ganar adeptos.

Aviso: en 2018 el 79% del tráfico en Internet será vídeo

Necesita de un paso más. Es ahí donde entra el formato y los canales para transmitirlo. Medios de referencia como Expansión han creado un servicio de noticias en vídeo, como si se tratara de un telediario. Esta es una buena idea porque hace un repaso de las principales noticias en un formato mucho más ligero que el papel o el texto en la web. Y se agradece especialmente en los temas financieros, sobre todo si se explican de forma sencilla pero inteligente, como en el siguiente vídeo, que explica la economía a través de las vacas.

Aunque estos contenidos se pueden diversificar más, elaborando historias de impacto y puntos de vista poco frecuentes para este tipo de información, el vídeo es una de las características que ayudan y ayudarán más en el futuro a difundir y viralizar las noticias, especialmente entre los nuevos usuarios, que están muy familiarizados con este formato. De hecho, las predicciones son apabullantes. Para 2018 el 84% de la comunicación será visual y el 79% del tráfico en Internet será contenido en forma de vídeo. Por tanto, este es un serio aviso para aquellos medios o empresas que no tienen sus canales de comunicación en plataformas de vídeo como YouTube o Vimeo. Deberían dejar de preocuparse por lo delgados que son sus diarios en papel. Eso ya no es un indicador fiable de su mayor o menor audiencia.

Sin duda, estos son dos datos a tener muy en cuenta por los medios que transmiten información económica. Si quieren mejorar su difusión o, simplemente, sobrevivir, tienen que crear contenido visual y, a ser posible, audiovisual. Y es que de poco sirve crear geniales historias periodísticas sobre economía si no hay audiencia que las lea.

Share this:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*