Los 5 grandes candidatos que el próximo 26 de junio se disputarán la presidencia del Gobierno de España ya están en campaña. No solo lo demuestran sus mensajes electoralistas, sino también sus reuniones de comités o el inicio de posibles alianzas. Pero nada será definitivo hasta el final de la propia jornada electoral. Hasta entonces, todos ellos medirán sus fuerzas en distintos ámbitos y con múltiples recursos. Uno de ellos es la plataforma social Twitter que, sin ser representativa de lo que pasará el 26-J, sí jugará su papel a la hora de intentar convencer a los indecisos…e incluso a los que creen que ya lo están.

Por ello, a partir de mis propios cálculos y los de la herramienta MetricSpot, he querido analizar la posición de los candidatos en esta red social, que es la favorita de los políticos para entablar batalla y también la más seguida por los medios de comunicación para cubrir sus informaciones. Si nos fijamos exclusivamente en el número de seguidores, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, es el claro vencedor, con más de 1,7 millones de followers. Le sigue el presidente del Gobierno en funcLiones, Mariano Rajoy, que tiene casi 1,2 millones. Muy igualados están Albert Rivera y Alberto Garzón, con más de medio millón de fans en Twitter, mientras que el representante socialista, Pedro Sánchez, es el menos popular, con algo más de 320.000 seguidores.

Si comparamos el número de fans con el de votantes en las pasadas elecciones generales del 20 de diciembre de 2015, el voto más rentable fue el de Pedro Sánchez, con 16,9 votos por follower en Twitter. Le sigue Rivera con 6,16 (¿casualidad que ambos quisieran formar Gobierno juntos?); Rajoy (6,03); Iglesias (2,99) y Garzón (1,63). Esta ratio también prueba cómo la fama en Twitter no asegura el éxito. No es una plataforma representativa.

politicosTwitter

Iglesias, el más soberbio; Sánchez, el menos

Sin embargo, el número de seguidores no lo es todo…ni mucho menos. De hecho, lo que más he priorizado en mi análisis es si los candidatos realmente están interesados en crear comunidad en Twitter y si son activos y, al mismo tiempo, cercanos. Al entrar en detalles se observan bastantes diferencias y algunos lo hacen mejor donde otros dejan bastante que desear.

Pablo Iglesias es el que hace menos esfuerzos por crear una clara comunidad. Si bien es cierto que, tanto él como su equipo de comunicación, no pueden corresponder el follow back a todas las cuentas que siguen la cuenta oficial de Iglesias debido a su elevado número, no menos cierto es que sí podrían esforzarse más en seguir a perfiles de su interés, que pueden ser muchos más de los 1.957 actuales. Esto deja a Pablo Iglesias con un ratio de seguidores/seguidos de 886, es decir, que solo devuelve el follow por cada 886 que le siguen. El segundo político más “soberbio” en este sentido es Alberto Garzon, con un ratio de 473. Albert Rivera, por su parte, tiene un 273, mientras que los representantes del bipartidismo, Rajoy y Sánchez, obtienen un 109 y 55, respectivamente.

Rivera y Garzón, los que comparten más contenidos de otros

No obstante, la medición de la soberbia cambia si atendemos a otro factor, más relacionado con los contenidos que se comparten en Twitter. Al observar cuánto de lo que los políticos dicen es su propio discurso (tuits originales) o lo que comparten de otros, la cosa cambia significativamente. El 45,5% de lo que dice Rajoy son tuits propios y retuitea el 54,5% restante. Sánchez se mueve en cifras similares (43,5%-54%), mientras que Rivera (12,5%-87%) y Garzón (17,8%-73,5%) son los que más comparten contenidos de otros perfiles. El caso más pronunciado de “vengo a vender mi libro” es Pablo Iglesias: 70,5% de tuits propios frente a 19,5% de retuits. Sin embargo, también es el que lidera el número de respuestas, un síntoma de buen uso de Twitter: el 10% de sus publicaciones son respuestas, frente al 9% de Garzón, el 2,5% de Sánchez, el 0,5% de Rivera y el 0% de Rajoy.

Ahora bien, si nos detenemos a ver a qué perfiles hacen retuit los 5 políticos, la mayoría de las cuentas son las de sus propios partidos o de colegas de sus formaciones, además de algunos medios de comunicación de referencia en los que participan o salen citados.

El interés que los candidatos despiertan también se mide por el número de listas en los que están incluidos, una opción que cada vez eligen más personas y empresas para estar al tanto de sus actividades sin seguirlos directamente. Este tipo de estrategia suele ser realizada por perfiles que, sin ser grandes fans, quieren seguir de cerca lo que estos políticos dicen y hacen. Es una técnica más profesional. En esta categoría, Rajoy es el más “listeado”, al estar incluido en 7.853 listas, seguido de Iglesias (7.062), Garzón (5.576), Rivera (4.038) y Sánchez (2.697).

And the winner is…

Muchos serán los que se estén preguntando: con la convocatoria de nuevas elecciones, ¿están los políticos aumentando el ritmo de sus mensajes en Twitter? La respuesta es afirmativa en casi todos los casos. Solo Albert Rivera aminora muy tímidamente su publicación de tuits, aunque el resto están publicando en los últimos días más de lo habitual, llegando a doblar su número de tuits, como es el caso de Pedro Sánchez (ha pasado de 7 tuits diarios a 16 recientemente).

Para no hacer valoraciones interesadas, he dejado para el final la puntuación final que la herramienta de medición social, MetricSpot concede a cada uno de los aspirantes a La Moncloa (aunque esta puntuación puede tener, lógicamente, muchos matices). Así, el claro ganador es Pablo Iglesias con una valoración de 95,7 sobre 100. Le siguen Albert Rivera (93,7%), Garzón (91,8%), Rajoy (91,2%) y Sánchez (90,4%). Para esta plataforma parece claro que el bipartidismo también es cosa del pasado, al menos en lo que a influencia social se refiere.

Share this:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*