Mi visión

Las crisis suponen un gran cambio respecto a lo que había antes. La Gran Recesión que recorrió el mundo desde 2007 no ha sido una excepción. Mucho han cambiado las cosas desde entonces. Y, en ese contexto, han surgido oportunidades para modificar la forma en que las empresas tienen de llegar a las personas, es decir, a sus clientes. Las más inteligentes se han dado cuenta de que la publicidad y el marketing tradicionales han muerto porque vivimos en la era de la información. Los clientes lo saben todo sobre las empresas y lo que ofrecen. Por eso, la única forma de estar cerca de ellos es entablando conversaciones allí donde realmente se encuentran: en las redes sociales. Para comprender este gran cambio en la forma de comunicarnos deberías ver el siguiente vídeo:

Grandes referentes, a la caza de las redes sociales

Seguramente este y otros vídeos llevaron a medios de relevancia internacional a repensar las formas más eficaces de llegar a las personas, a los clientes. Por este motivo, The New York Times anunció hace unos meses que compartiría en sus redes sociales parte de sus noticias, sin enlazar directamente con su web, lo que supone darle un protagonismo insólito a estos canales.

Sin embargo, la medida tomada por este diario no se llevó a cabo a la ligera. Según un estudio del grupo Acquity, Facebook es el medio de comunicación más creíble para los estadounidenses, por encima de la prensa, la televisión y el correo electrónico. Y, según todos los expertos, esta tendencia irá a más.

Debido a esto, ¿por qué seguir comunicando de una manera convencional, como hasta ahora? ¿Por qué las empresas quieren llegar a sus clientes de una forma que ya se ha demostrado y se está demostrando que no es la más eficaz? En este punto es donde yo puedo ayudar a las empresas a conectar con sus públicos.

Nace el acercamiento “Persona-Persona”

No obstante, ese acercamiento no se puede llevar a cabo desde el punto de vista corporativo de “Marca-Consumidores”. Eso no funcionará con la enorme extensión que están alcanzando las redes sociales (cada día más de 1.000 millones de personas entran en Facebook y están un buen rato conectados). La relación deberá construirse según el parámetro “Persona-Persona”. Esto quiere decir que las empresas dejarán de ser marcas en el sentido tradicional para ser personas. En ese sentido deberán configurarse los mensajes que se trasladen a sus públicos.

En el vídeo que acabamos de ver intento sintetizar esa idea. Las empresas ya no son solo ventas. Deben ser conexiones, interacciones que luego se transformen en conversiones o compras. La gente necesita de historias que las seduzcan de entre toda la saturación informativa. Y lo que mayor vínculo tiene con las personas son las propias personas. Por eso las redes sociales triunfan y están cambiando la forma de contactar.

Algunas universidades estadounidenses ya han decidido prescindir de los correos electrónicos como forma de contacto a favor de los perfiles en redes sociales. ¿Riesgo o innovación justificada y con futuro? Solo el tiempo lo dirá, pero estoy convencido de que la comunicación debe estar donde están las personas y las posibles interacciones.