Cómo montar un blog de éxito sin saber cómo lo has hecho. Bajo ese título desarrolló Javier Pedreira (más conocido como Wicho) su ponencia en el CoruñaBloggers del pasado 29 de junio en A Coruña. Aunque llegué justo cuando ya había comenzado su intervención (y me perdí la de Sergio Castelo, cosa que no me perdonaré, Carmena), pude escuchar cosas muy interesantes sobre la historia de Microsiervos, un blog de ciencia y tecnología de referencia en España y en el resto del mundo que se hace desde la ciudad herculina (¡no toda la gloria emprendedora iba a ser de Inditex, eh!).

Tengo que confesarlo: conozco Microsiervos pero no lo sigo y ello a pesar de que soy un fan de la información científica (especialmente de la ciencia espacial). Así que ahora tengo un motivo más para devorar sus artículos. Sin embargo, me sentí muy identificado con su historia y filosofía. Sobre todo me despertó la curiosidad la pasión con la que se ha llevado a cabo el proyecto desde sus comienzos, un factor que explica todo lo que este blog y su equipo han conseguido hasta ahora.

Durante el turno de preguntas volvió a surgir una cuestión que también salió a colación en el primer Coruña Bloggers: ¿debe un blogger prestar más atención al SEO o a su impulso de escribir? Los expertos que intervinieron hasta la fecha responden muy a la gallega. Depende. Y, sobre todo, consideran que tiene que haber un poco de todo, pero Wicho fue claro sobre el origen de Microsiervos: surgió del deseo de escribir sobre un tema que apasionaba a sus creadores, una pasión que acaba por contagiar sus palabras, sus posts y que el lector lo percibe. De ahí que Microsiervos guste y se posicione. Porque no hay nada mejor que leer un artículo escrito desde el rigor del conocimiento combinado con la pasión.

Si yo tuviera que elegir entre SEO y pasión, procuraría optar por ambas, pero reconozco que, en mi caso particular de periodista que intenta reconvertirse en experto digital, todavía me quedo con el gusto por escribir de algo sobre lo que considero que tengo conocimientos suficientes. Tampoco se trata de opinar por opinar.

La ponencia de Wicho también me hizo reflexionar sobre la importancia del contenido en relación con las técnicas de posicionamiento y de viralización. Creo que todo ayuda y es necesario, pero las características específicas y cambios de algoritmos de Google y plataformas sociales como Facebook o Twitter hacen más cuestionable la importancia de esas técnicas, fijando todas las miradas en el contenido. Sí, el contenido es el rey y considero que seguirá siéndolo porque, al fin y al cabo, es lo que consumimos, lo que nos interesa. De poco sirve posicionar algo que frustrará al lector una vez que lo encuentre.

El contenido también es lo que explica el gran éxito de Microsiervos. Su pasión hizo que el contenido fuera atractivo, así como su especialización en una temática sobre la que todavía queda mucho por contar y que, en mi opinión, está en auge, como atestigua este mismo blog y otros portales, entre ellos Materia de El País. Larga vida a Microsiervos, a los creadores de contenidos y a la pasión. Necesitamos contar historias con pasión.

Share this:

7 thoughts on “Microsiervos o cómo la pasión llega a lo más alto

  1. Hola Manolo! Me alegro de que te gustara 😉 Y gracias por el enlace, lo veré con gusto y seguro que alguna reflexión me surgirá. Saludos!

  2. Pues sí, Manu…para mí SEO significa saber lo que le interesa a la gente y tener sensibilidad por lo que puede interesar

  3. Hola Sergio.

    Me han gustado tus reflexiones. Una pena que no pudieses estar por allí para leer qué opinabas sobre lo dicho por mi 🙂

    Seguro que no muy tarde habrá una próxima y espero leerlo en este blog.

    Un saludo.

  4. Me alegro Sergio. Para mí sí que fue una pena no verte en directo, aunque ya he visto tu presentación a través del vídeo que grabaron, aunque el audio se corta bastante. Pero lo importante es que he tenido la oportunidad de conocerte y ahora ya sigo periódicamente tu blog. Gracias!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*