Si ya asististe al encuentro de #CoruñaBloggers el pasado 25 de mayo en A Coruña seguramente tendrás una respuesta al titular de este artículo. Si aún no has asistido, tranquilo, en junio habrá un nuevo encuentro en el que podrás entender (o rebatir) algunas de las cosas que escribo aquí.

Sin embargo, si te fijas bien, habrás caído en la cuenta de que mi titular no es una pregunta, sino una afirmación. Lo que faltan son los argumentos. No cabe duda de que para mí este encuentro es algo muy relevante, no solo porque se me haya hecho partícipe desde el principio, sino por darme la oportunidad de conocer en persona a aquellos que escriben sus pensamientos e ideas en esa Red que está en todos los sitios y en ninguno. En la que aún no sabemos muy bien cómo y cuándo encontrarnos. Pues #CoruñaBloggers es un comienzo, es ese sitio en el que lo virtual se toma unas cañas con la vida de carne y hueso, de flesh and blood.

Tengo que decir que el blog personal desde el que ahora escribo no tiene todavía un año de vida y, a los pocos meses de lanzarlo, tuve dificultades para mantenerlo con contenidos actualizados. Ahí fue donde Manolo Rodríguez me convenció de la necesidad de mantener la llama viva. Era consciente de ello, pero una cosa es saber lo que tienes que hacer y otra bien distinta es llevarlo a cabo. ¿O debería decir llegando a puerto, como bien dice mi compañera de promoción Carolina Regueira en su blog sobre la vida coruñesa?

Ahora me autoimpongo una rutina que sé que me conviene y me hace bien y que en el pasado surgió de forma espontánea e inocente en forma de vapores. Ahora echo un vistazo atrás y me siento a la vez avergonzado y nostálgico de aquel momento en el que las relaciones personales de unos estudiantes (y espectadores) saltaron a la Red. Esa simbiosis funcionó con buena química y a la vista están las interacciones. Por entonces yo no sabía de engagement ni de reglas SEO ni Google. Poco más sé ahora de lo necesario para comprender que la comunicación solo existe si hay una comunidad. Y si el interés es mutuo, ya sea en forma fraternal o con rivalidad. La delgada línea está siempre presente, aunque no la veamos del todo nítida.

Cuando surgió mi primera experiencia bloggera en diciembre de 2005 (aunque ese primer blog se lanzó en enero de 2006) yo estudiaba Periodismo en Santiago de Compostela. Algunos dirán que eso no fue hace mucho. A mí me parece que pasó hace una eternidad. Todo va muy rápido en nuestra profesión. Y también en nuestras vidas, en unas más que otras. Pero esa experiencia digital fue quizás de lo más emocionante que viví en mis primeros contactos con el mundo de la comunicación, incluso más que la propia carrera en sí misma. Las clases, he de decirlo, no eran todo lo interesantes que deberían haber sido, precisamente porque ya estaban desconectándose de lo que la comunicación se estaba convirtiendo en ese momento (en el que Facebook ya llevaba unos dos años en funcionamiento, aunque todavía en un ámbito más local). Para mí ese blog (y posteriores formatos como Fotolog, descanse en paz) fueron las balas que impactaron en mi cuerpo diciéndome: escribir es un arma para cambiar las cosas y también para satisfacer el ego. Unas balas como esas de Xabier Cid que tanto me enseñaron en su día. Un pionero, al igual que María Yáñez y su Todo Nada. Escribir podría definirse como un Todo Nada. Un dilema que nos obliga a elegir.

Los motivos

Pero dejo de lado la nostalgia y vuelvo al presente para explicar por qué considero que es importante un encuentro mensual de bloggers en Coruña u en otro sitio. En primer lugar por el mero hecho de reunirnos. Nuestra profesión, la periodística y de comunicación, no es muy dada al corporativismo que sí se palpa en otras profesiones. No solemos defendernos entre nosotros. Parece que siempre mantenemos una constante lucha de egos. Y llega un punto en el que las “leiras” se hacen demasiado pequeñas y sobran los marcos. #CoruñaBloggers es una reunión útil y necesaria que fomenta ese respaldo entre compañeros para hacer nuestro trabajo más valioso y más sólido en un mercado muy precario.

En segundo lugar, ayuda a ponernos cara. Lo primero que pensé antes de asistir al #CoruñaBloggers es que yo de blogger coruñés solo tengo el hecho de que vivo en A Coruña, dado que mis temas no se refieren a aspectos tan locales en su sentido estricto. Pero el mundo global no se entiende sin el ámbito local. De momento, hasta que se invente lo contrario, vivimos en localidades. Sentimos desde ciudades como este maravilloso balcón al Atlántico que es Coruña. Y yo no solo puse cara a bloggers que no conocía como Jubilada Jubilosa, Serantes, Mapi Báez y Enfoca Galicia. También me reencontré con comunicadoras que me traen siempre muy buenos recuerdos y con las que llevaba años sin mantener una conversación tan agradable. Me refiero a mi ex compi de Xornal de Galicia, Silvia Carregal, que tan comprometida está con el papel de las mujeres en el deporte. Y con alguien que admiro mucho desde que en 2011 tuve la oportunidad de entrevistarla entre las sombras del convento de las Bárbaras. Sí, se trata de Bárbara G. Vilariño.

Otro motivo para entender por qué #CoruñaBloggers es importante es la búsqueda de sinergias entre comunicadores y la propuesta de soluciones a los desafíos a los que se enfrenta nuestro sector actualmente. Una reunión de este tipo hace más por el periodismo y la comunicación que una asociación o federación de periodistas. Aquí todos estamos al mismo nivel para abordar las cuestiones que nos importan.

Es posible que esta reunión mensual no dure más que unos meses, pero si supera ese límite podrá convertirse en un instrumento de presión social para decir: estamos aquí, defendemos lo que hacemos y tiene utilidad para nuestro entorno, como bien reivindicaba Isabel Grandal en su charla del pasado 25 de mayo en el Bergin Bar. Yo intentaré asistir a todos los encuentros que pueda para compartir todo lo que tengo que decir y para escuchar todo lo que necesito aprender de los bloggers de Coruña, Galicia y cualquier parte del mundo. Pero ya solo el hecho de habernos reunido significa que estamos vivos. Y que los desafíos nos hacen más fuertes.

Share this:

One thought on “Por qué el encuentro #CoruñaBloggers es importante para la comunicación y el periodismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*