Como cada 11 de septiembre, se celebran los actos de la Diada en Cataluña y se vuelven a contraponer dos visiones: la independentista y la españolista (perdonad la simplificación).

Este día todos los medios de comunicación se llenan de imágenes de decenas de miles de personas inundando las calles y plazas de Cataluña  de banderas esteladas. Unos medios las usan para hablar de un claro respaldo a las manifestaciones y a la causa independentista catalana, mientras que otros (generalmente con sede social en Madrid) procuran buscar perspectivas para destacar que esas movilizaciones son un instrumento más para romper España.

Siempre hay guerras de cifras para ver cuántas personas se manifestaron. Si preguntas a los soberanistas te dirán que fueron dos millones. Si preguntas a la Delegación del Gobierno central, hablarán de pocos cientos de miles. Vamos, políticas de comunicación antagónicas que hasta un niño de dos años es capaz de detectar como un tanto ridículas y poco convincentes.

Ahora bien, sin entrar en temas políticos, que yo no estoy a favor ni de una ni de otra postura, ¿cuál es el interés real por la Diada? Mejor dicho, ¿cuál es el interés por la Diada respecto a su homólogo español, es decir, el Día de la Fiesta Nacional de España (12 de octubre)? ¿Qué celebración despierta una mayor atención entre los españoles?

Cataluña 2 – España 1

Para ello he preguntado a Google, que es algo así como una especie de ojo que todo lo ve y que, a priori, no tiene predilección por ninguna de las partes. Me he puesto manos a la masa y he analizado los datos de interés en las búsquedas de Internet desde 2006, año en el que el Tribunal Constitucional de España dictó una sentencia negando Cataluña como nación y que supuso el comienzo de una actitud más beligerante entre los políticos españoles y catalanes.

Para interpretar bien el gráfico, hay que saber que 100 es el valor de máximo interés sobre un tema concreto en Google (que tiene el 98% de la cuota de mercado en las búsquedas de Internet en España). Y cero, como es obvio, es lo que tiene menos interés.

La sentencia del TC de 2006 en contra del Estatut catalán supuso un aumento considerable del interés por la Diada, lo cual evidencia una mala estrategia de comunicación del poder central

Si nos fijamos en el gráfico superior, se aprecia que en 2005 la Diada y la Fiesta Nacional de España eran dos eventos que despertaban el mismo interés (19 puntos), mientras que la sentencia en contra del Estatut catalán de 2006 derivó un mayor atractivo hacia la Diada (25 frente a 18). A partir de entonces, y salvo la excepción del año 2010, la Diada siempre ha sido un fenómeno más popular, con una media de 41 puntos por año, frente a los 21 del Día de la Hispanidad. Es decir, que la fiesta “nacional” catalana duplica a la española.

Aunque seguramente se esperaba que la decisión del Tribunal Constitucional supusiera un mazazo para las aspiraciones soberanistas en Cataluña, el efecto conseguido fue todo lo contrario. La política de comunicación de la Generalitat desde entonces se encaminó a crear un sentimiento de desapego respecto a España, que logró resultados muy positivos para la causa catalana y no solo en el interés suscitado en Internet, sino también en los adeptos a la causa: entre 2006 y 2013, los partidarios de la independencia pasaron del 14% al 47%. 

La Diada de 2012, punto de inflexión

Pero hay importantes diferencias según qué año. 2006 supuso un cambio en la cobertura mediática del 11 de septiembre en Cataluña, pero el mayor punto de inflexión se produjo en septiembre de 2012, cuando una multitudinaria manifestación de entre 600.000 y 1,5 millones de personas (según las fuentes), sorprendió a propios y extraños, agrietando aún más la brecha existente entre ambas partes. Y el 12 de octubre apenas logró un tercio de la atención de la Diada.

Si una estrategia de comunicación tiene como objetivo lograr la mayor notoriedad posible, entonces la Diada gana por goleada a la Fiesta Nacional de España

Desde entonces, el desfile militar en Madrid, la cabra de la Legión y la monstruosa bandera española en la plaza de Colón no han sido capaces de hacer sombra a la esteladas. El año 2014 fue el de mayor protagonismo para la Diada, alcanzando los 100 puntos.

Todos estos son datos del interés suscitado solo en España, que es la zona geográfica que lógicamente sigue más de cerca la Diada. Sin embargo, los datos de búsquedas en todo el mundo también evidencian la victoria de la celebración catalana, con un 20% más de atractivo sobre la Fiesta Nacional de España.

Estos datos son indiscutibles porque reflejan de forma anónima qué tema es el más popular entre los ciudadanos. Sin embargo, sí caben interpretaciones sobre cuáles son los motivos de ese interés. Como periodista y comunicador, considero que si una estrategia de comunicación tiene como objetivo único la notoriedad, entonces la Diada gana por goleada, con 2 a 1. Sin embargo, no toda la publicidad es positiva y en estos temas políticos no basta con que hablen de uno aunque sea para mal. Pero esa es una camisa de once varas que dejo para los políticos.

 

Imagen de este artículo: By Konfrare (Own work) [CC BY-SA 4.0], via Wikimedia Commons

Share this:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*