Puede parecer un ejercicio de egocentrismo crear una web personal, pero los ejemplos que he conocido hasta ahora, en general, suelen ser espacios para la reflexión de sus autores. Algunos pueden argumentar que para eso ya están las redes sociales y que una web propia es un paso más hacia el narcisismo. Pero yo no lo creo así.

Un sitio web personal puede ser una especie de “diario” moderno (aunque no tan moderno, porque ya llevan en la red bastantes años). Es cierto que muchas veces escribimos en Internet pensando que nos lee un amplio número de personas, pero la mayoría de las veces solemos pasar bastante desapercibidos, ya que competimos con muchos contenidos al mismo tiempo. Aunque esto no sucede si somos una celebrity, pero no suele ser el caso.

Para que todo nuestro contenido y nuestro esfuerce tenga repercusión, necesitamos de una gran audiencia, pero, sin ser famosos, necesitamos tiempo para construirla. Pero este no es el tema de este post, sino argumentar por qué es útil una web personal.

En primer lugar, si nos dedicamos al mundo de la comunicación, como yo, no está de más tener una marca personal que potencie todos los contenidos que queremos transmitir. Sin embargo, no hace falta con ser profesional de este sector. Hay otros perfiles, sobre todo políticos, economistas y artistas, que su sitio web es una parte más de su faceta pública y laboral. Y se convierten en un espacio intermedio donde conectan con su audiencia. Hay múltiples casos, como el de Vicenç Navarro, José Carlos Díez o la propia Esperanza Aguirre.

En segundo lugar, la forma de comunicarnos está cambiando a pasos acelerados y ahora incluso somos capaces de usar los diferentes canales (Whatsapp, Facebook, Twitter, etc.) para descomunicarnos. Hay saturación informativa. Una web personal puede ayudar a seleccionar lo que más nos importa e interesa. Porque hoy en día lo que se necesita con mayor urgencia es filtrar lo importante. Y eso no es fácil en un océano de mensajes que nos llegan a través de numerosos soportes.

Claves para una marca personal

Tampoco quiero aburrir a nadie con esta reflexión, pero sí considero interesante consultar (y pintear) la siguiente infografía que incluye algunas claves a la hora de impulsar una marca personal.

Siguiendo consejos como estos, podemos ir construyendo una marca personal que nos permita expresarnos más ampliamente y con más matices y que, además, nos haga ejercitar la cada vez más olvidada reflexión. Seguramente el presidente Barack Obama hubiera deseado escribir algo en su web personal sobre los derechos de los gays y lesbianas que tener que enfrentarse a situaciones delicadas como la del siguiente vídeo:

https://www.youtube.com/watch?v=z3Q5Wq1kOBg

Share this: