A diario, leo diversas noticias en los medios de comunicación sobre el eco que un hecho de la actualidad tiene en las redes sociales, especialmente en Twitter, que es una de las plataformas más instantáneas y que sirven a muchos periodistas para seguir determinados temas en tiempo real a través del seguimiento de cuentas y hashtags.

Muy a menudo, los periodistas destacan o juzgan un hecho por su repercusión en Twitter, dando por hecho que lo que dicen los usuarios en esta red social es poco menos que la palabra de Dios. Pero, ¿es realmente Twitter un reflejo de lo que opina la sociedad?

Algunos autores ya reflexionaron hace años sobre este tema, como el politólogo Lluís Orriols, que manifestaba el sesgo ideológico hacia la izquierda de esta plataforma y su escaso peso sobre el porcentaje total de la población. En Twitter hay sobre todo gente joven, hombres y, además, es una red social a la que cada vez le está costando más aumentar su número de perfiles.

Su instantaneidad y su escaso espacio para los contenidos (140 caracteres) hace que los temas más complejos o que requieran un debate más profundo tengan mucho menos éxito que los más frívolos. Esto se refleja de forma incontestable en el ranking de perfiles más seguidos, tanto en el conjunto del mundo como en España.

Así, según Twitter Counter, en las 10 primeras posiciones del ranking mundial, 7 de los 10 perfiles más seguidos son de personas ligadas al mundo de la música y el espectáculo, un político (Barack Obama) y dos plataformas sociales (YouTube y el propio Twitter). Y a Obama le salva que es el presidente de los Estados Unidos, que sino no estaría tan arriba (4ª posición). El primer puesto lo ocupa la cantante Katy Perry, seguida por 88 millones de personas…y que apenas sigue a 159…un ejemplo de crear comunidad (ironía).

Pero si buscamos al primer medio de comunicación en la lista, hay que descender hasta el puesto 18º (CNN Breaking News), mientras que el primer empresario, Bill Gates, aparece en el 27º. La clasificación, mires donde mires, sigue estando gobernada por cantantes, futbolistas o personajes públicos de la televisión. No esperes más variedad porque no la hay.

Sin duda, estos datos son reveladores de, en primer lugar, los gustos y el perfil de la gente que está en Twitter y, segundo, de su grado de representatividad social. No parece que todo el mundo que conocemos pierda la cabeza por Katy Perry, Justin Bieber o Ariana Grande. Parece más bien que los más jóvenes han huido en masa de Facebook para colonizar Twitter e Instagram, tal y como apuntan las preocupaciones de Mark Zuckerberg.

España, perdidos por los futbolistas

Si viajamos a España, el panorama apenas cambia. De hecho, los primeros perfiles españoles en el ranking internacional son dos equipos de fútbol: el Real Madrid y el Barcelona, en la 62ª y 68ª posición, respectivamente. Ahora bien, si lo que analizamos son los perfiles más seguidos en España, entonces es un portugués el que manda en nuestro país. Se trata de Cristinano Ronaldo, con casi 42 millones de seguidores…y solo siguiendo a 92 personas. Eso es ego y lo demás son tonterías.

El Top 10 de seguidos desde España es, cuando menos, evocador: 9 de los más populares son de jugadores de fútbol y solo un cantante: Enrique Iglesias. Algunos pensarán que este dato es obvio conociendo la realidad española, pero no deja de ser curiosa la información que ofrece sobre el uso que se le da a esta plataforma.

El primer medio de comunicación que aparece en el ranking español es la revista Muy interesante (19º puesto), con más de 7 millones de followers. El diario El País, que presume de ser el medio de comunicación de referencia de habla hispana se sitúa en la posición 26. El ranking continúa con un sinfín de futbolistas, sin asomar el mínimo atisbo de otro perfil que no esté asociado a ningún deporte. Y eso que no somos los más sobresalientes en los deportes, pero al menos está claro que en Twitter nos apasiona estar al tanto de lo que sucede delante o detrás de una pelota.

En este artículo he intentado ser lo más aséptico posible para no interferir en ninguna interpretación, pero a la vista de los datos queda claro que la representatividad social de Twitter, tanto dentro de nuestras fronteras como en el exterior, deja mucho que desear.

Share this:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*