Sobre mí

La comunicación siempre ha sido personal. Incluso cuando las empresas o instituciones han comunicado algo lo hacían como personas, aunque realmente no fueran conscientes de ello. Sin embargo, con la revolución provocada por las redes sociales, las empresas que quieran sobrevivir en el mercado deberán mantener conversaciones con las personas, es decir, con sus clientes o, de lo contrario, no tendrán éxito.

Por este motivo, después de mucha meditación y análisis de mercado, he decidido hacer la comunicación de empresas algo más personal, y qué mejor forma de hacerlo que siendo un consultor independiente, una figura en auge, sobre todo en Estados Unidos –con figuras como Jules Taggart-, ya que permite abordar cada proyecto con más detenimiento y exclusividad. Y permite comprender las necesidades de cada compañía desde una perspectiva de usuario y consumidor.

Pero antes de que conozcas más en detalle los servicios que ofrezco, me gustaría que supieras quién soy y cuál ha sido mi trayectoria hasta ahora a través de la siguiente imagen interactiva, que es precisamente una de las innovaciones que están llegando al mundo de la comunicación, cada vez más digital e interactiva.

La economía, primero, y el funcionamiento de las empresas, después, han sido una de mis grandes pasiones desde que era muy joven (leía la revista Forbes a los diez años). Y es que la economía está presente en gran parte de nuestras decisiones. Sobre todo, he tenido la oportunidad de vehicular esa pasión a través de mi faceta de periodista económico y de consultor de comunicación financiera y corporativa. En la redacción de un periódico he podido comprobar cómo los contenidos es lo que realmente importa a las personas. Contenidos de valor. Y, como responsable de comunicación de empresas, he tenido la oportunidad de mostrarles que toda compañía tiene (y debe tener) una historia que contar a los demás y que, sin esa historia, es imposible conectar con las personas. Es imposible vender ningún producto o servicio.  

Con el auge de las redes sociales y de las herramientas de análisis y posicionamiento que facilita Google y las nuevas tecnologías, los caminos de la comunicación se están transformando a una velocidad de vértigo, que permiten que la información económico y empresarial se pueda transmitir de formas que hasta ahora pensábamos que eran inimaginables.

En ese proceso de transformación me encuentro yo mismo y quiero que las empresas lo conozcan para poder aprovecharse de todas sus posibilidades, que son muchas. En Estados Unidos y gran parte de Europa son cada vez más las compañías que usan las nuevas formas de comunicarse con sus públicos para optimizar sus ventas y eso les dará una ventaja competitiva respecto a las demás, sobre todo a las españolas, a las que todo este cambio está llegando con mucha lentitud. Como consultor que está viviendo ese proceso, me gustaría conectar a las empresas en expansión con esta nueva realidad para hacerlas crecer de una manera más personas y social.